Día 3. Snorkeling en la Segunda Barrera de Coral más grande, Little French Key, Oak Ridge y sus Manglares, Camp Bay.

Sin duda este fue de mis días favoritos en Roatán, descubrimos lugares que no llevábamos planeados y que muestran la Isla desde otro punto de vista más que solo playa y arena.

Eso sí, en este nuevo día en Roatán, teníamos planeada una de las actividades más importantes de la Isla y que sí que implicaba la playa y el mar… La visita a la Barrera de Coral que es la segunda más grande del mundo, superada únicamente por la Gran Barrera de Coral en Australia (otro de los sueños viajeros que algún día cumpliré, dicho sea de paso).

Cuando llegamos a nuestro hotel Guava Groove, Cheryl su dueña nos había ofrecido hacernos el contacto con un chico con quien podíamos hacer el tour, así que ayer en nuestro día 2 en la Isla, le solicitamos coordinar para que el muchacho llegara a la hora más temprana, ya que queríamos hacer el tour en la mañana y terminar de recorrer la Isla. El tour nos costó $35 dólares cada uno y el tour dura aproximadamente 2 horas.

Snorkeling Segunda Barrera de Coral más grande del Mundo

Nuestro guía Arly nos llegó a recoger en su carro antes de las 9:00 am, para cuando ya habíamos desayunado! Así que únicamente con los trajes de baño y la Go Pro nos fuimos allá!

Arly, nuestro guía

Nos llevó a la zona de Sandy Bay, que queda a escasos metros del hotel, aquí está su casa y es donde tiene el mar como patio! Nos llevó a su bote, nos montamos, nos pusimos bloqueador y zarpamos mar adentro!! Bueno, no tan adentro jeje.

Durante el recorrido en el bote, pasamos frente a West End, así como algunos hoteles que estaban justo frente al mar… fue un recorrido tranquilo de no más de 10 minutos, cuando llegamos al famoso Blue Channel, uno de los puntos más populares para hacer snorkeling y buceo.

Se trata de un arrecife de coral enorme, con muchos peces, aunque debo decir que al menos yo quedé un poco decepcionada con la poca variedad, pudo ser que no tuvimos suerte o que no tuvimos el mejor spot. Lo que si es completamente asombroso y alucinante es el fondo marino y la cantidad de corales! Es una actividad completamente recomendada y espero un día aprender a bucear para disfrutar de estos sitios a una forma aún más intensa.

Arly nuestro guía nos dió el equipo de snorkeling: máscaras, patas de rana y chalecos… Y nos fuimos a saltar por la borda! Y aquí fue cuando la magia empezó. Nosotros hemos hecho ya varias veces snorkeling, debo decir que este no es el mejor que hemos hecho, pero fue una muy linda experiencia!

Bajo el mar 🙂
Súper chiva experiencia

Estuvimos en esta zona 1 hora, yendo de alla para acá, y practiamente solos! Esta si fue nuestra primer experiencia haciendo snorkeling en soledad… nosotros y el mar! Arly se quedó todo el tiempo en el barco.

Volvimos al bote y nos llevó a un segundo punto de observación.. los locales tienen los mejores spots, de eso no hay duda! Volvimos al agua, estuvimos en este segundo punto unos 30 minutos, no vimos una gran diferencia con el lugar donde estuvimos anteriormente, eso sí. De pronto yo me empecé a sentir algo incómoda con el visor… solo que este es un problema siempre conmigo, de pronto se me empieza a meter el agua y ya no quiero seguir. Así que así dimos por concluido el tour de Snorkeling por Roatán.

Parece una calle en medio de la ciudad marina
El fondo marino es simplemente genial!

Volvimos a la playa de Sandy Bay, que debo decir que vale mucho la pena para fotografiar… es muy tranquila, no hay nada de gente y sus aguas muy calmadas. Tiene muelles que a mi me llamaron mucho la atención con sus puertas y candados!!

Tours a caballo en el momento justo
Muelles con puertas… pueden ser más bonitos?

Arly nos llevó de regreso al hotel a eso de las 11:00 am para continuar con el resto de actividades que teníamos planeadas para este día que incluían el lado Este de la Isla, la menos turística!

Tomamos el carro y nos fuimos nuevamente hacia el Este, pasando por segunda vez por esa calle principal que recorre la Isla y por la que llegamos a Punta Gorda, hicimos algunas paradas panorámicas para tomar fotos de lugares que vimos el día antes, y también paramos en una tienda por departamentos, un Carrion estábamos buscando un bloqueador y aprovechamos para comprar algunos souvenirs, y terminamos comprando también algunas cosas de ropa jaja así que acá invertimos al menos 1 hora no presupuestada, pero de eso se tratan los viajes, no? De improvisar!

Parando en cualquier lado de la carretera.

Little French Key

El siguiente punto de interés para visitar que teníamos era Little French Key, desde nuestro hotel Guava Groove toma 35 minutos en carro, unos 22 km.

Little French Key

Todo mundo hablaba de este cayo, una pequeña isla privada con un precio bastante elevado donde se suele ir a pasar el día, con hamacas frente al mar, un pequeño refugio de animales, una playa con aguas cristalinas y sillas por doquier. Llegamos con la intención de conocer el lugar, no queríamos estar todo el día aquí pero nos pareció muy caro y encima, en todo el lugar solo había 1 restaurante y no podíamos llevar comida propia así que, después de debatir un poco si pagábamos o no, terminamos decidiendo que sí, aunque yo tenía mis dudas. Hay diferentes precios, la más básica cuesta $59 y con almuerzo de $88. Incluye el transporte en ferry, la visita al “Centro de rescate animal” y sillas de playa y almuerzo si lo pagaste.

Hay que comprar los tiquetes para llegar en ferry a la isla

Debido a un problema que tenían con el datáfono para el pago con tarjeta, nos dijeron que subiéramos al Ferry y fuéramos a la Isla para hacer el pago en la tienda de Souvenirs.

El ferry estaba súper ambientado con música, en menos de 5 minutos estábamos en Little French Key que nos recibía en un muelle con una hamaca frente al mar. En cuanto nos bajamos, un chico de la empresa nos llevó a ver a los animales rescatados, tenían monos, jaguares, pavos reales, leones, osos perezosos y guacamayas… La verdad que, el lugar nos dejó un poco tristes por el hecho de estar en jaulas, aunque según lo que indican se trata de un Centro de Rescate, si es cierto o no, no sabríamos decirlo.

En general la pequeña Isla está bastante bien, el agua es muy cristalina, aunque yo creo que en Roatán muchos lugares lo son… está equipada con muchas sillas que podés usar, hay un único restaurante pero no lo probamos, eso sí las opiniones que leímos en internet es que no era muy bueno y por eso no íbamos a pagar el pase con almuerzo. Mi opinión final es que el lugar es un poco comercial y a mi no me gustó tanto, es un precio elevado y no lo recomiendo.

Nunca había visto un pavo real… son preciosos!
El único restaurante del a Isla

Nuestra suerte? Al final el Datafono del souvenir tampoco servía y como no andábamos suficiente efectivo, nos tocó irnos… por eso de considerar que mi opinión es basada en una breve visita de poco menos de una hora, pero que yo en lo personal me sentí aliviada porque el lugar no me dejó muy convencida.

Eran las 2:25 pm cuando volvimos en el Ferry y no habíamos almorzado!! Decidimos poner mucha prisa a nuestro siguiente destino y así poder comer algo, que ya se estaba haciendo tarde.

Pueblo Pesquero de Oakridge

Este lugar casi que no lo encontré en ningún lugar referenciado, y sinceramente no entiendo por qué! Fue mi lugar favorito en todo Roatán.

El pueblo pesquero con sus casas de colores… es una pasada!

Pusimos rumbo a Oakridge desde Little French Key, usando la misma y única calle que recorre Roatán de lado a lado, pasamos el desvío a Punta Gorda donde habíamos estado ayer y a partir de ahí todo era nuevo. En tan solo 30 minutos estábamos parqueando nuestro carro en el BJ’s Backyard. Hay señalización bastante clara del desvío, aunque también el Google Maps nos vino genial!

Hay señalización al pueblo!

Este pequeño restaurante es el punto de reunión del pueblo, al menos eso pudimos leer. Donde se reúnen los locales a tomar algo y disfrutar de música en vivo. Cuando llegamos un domingo por la tarde, el lugar estaba vacío y éramos los únicos clientes. Tiene un ambiente muy acogedor, que en ese momento pensé que así debían ser los restaurantes de la mítica ruta 66.

El lugar por fuera! Tranquilo y relajado, como todo en Roatán.

BJ su dueña, es una local que ha tenido su restaurante por muchos años, también alquila el espacio de parqueo para quienes tienen sus casas con muelles, dejan su carro acá y se van en las lanchas a sus casas. Ordenamos unas hamburguesas que tenían un sabor muy casero pero que nos gustaron mucho, un par de Coca Colas y conversamos con BJ para saber si nos recomendaba alguna persona para hacer el tour de Manglares, qué era la razón por la que habíamos llegado hasta acá. Pagamos $12 por el almuerzo de los dos, un precio bastante justo.

La comida estuvo muy bien!

Mientras almorzábamos, un Estadounidense radicado en esta zona llegó al lugar y empezó a cargar en su bote algunas provisiones, nos saludó y empezamos a conversar sobre el lugar, cómo se mudó a esta zona y lo mucho que la disfrutaba con su esposa de Roatán. Y justo este señor fue el que nos dio una de las mejores recomendaciones, visitar Camp Bay y el restaurante Sirena donde nos dijo que había el mejor ceviche de la zona. Yo apunté el nombre y evaluaríamos si iríamos o no cuando volviéramos del tour de los manglares.

Tomamos fotos, disfrutamos del lugar y en menos de 20 minutos llegó una lancha con un chico a recogernos para hacer el tour, pactamos en $40 el tour y nos fuimos a conocer esta zona de Roatán qué tanto nos estaba gustando.

Las vistas desde el restaurante de BJ

Tour Manglares

El chico que nos dio el tour, aunque un poco reservado nos comentó un poco sobre el pueblo, contándonos que es una zona donde hay muchas casas vacacionales de extranjeros pero además que es muy conocido por ser un pueblo pesquero, vimos muchísimos barcos camaroneros y langosteros, aprendimos a diferenciarlos! Nos contó además que, durante el año muchos de los hombres del pueblo se van por varios meses mar adentro a estas labores de pesca, por lo que las esposas y los niños quedan solos.

Este tour fue alucinante, aunque no nos dieron chalecos y en algún punto pensé qué íbamos a morir jajaja al menos yo que no soy tan buena nadadora… tal vez por la hora ya que, para este punto eran las 4:00 pm pero lo cierto es que el mar estaba algo picado, eso sí, el chico era un excelente conductor? Jaja y al final todo salió bien. Eso sí, recomendaría pedir chalecos y preguntar por ellos antes de contratar el tour ya que la seguridad está ante todo! Y ser precavido no estará nunca de más.

Estuvimos navegando unos 25 minutos, disfrutando de las vistas de las casas desde el mar, sin duda la vista más privilegiada. Las casas tenían sus muelles, y muchas eran súper pintorescas. También vimos niños jugando en el mar y disfrutando de una tarde más en el patio de sus casas… un estilo de vida envidiable sin duda!

Las casas de verano de los extranjeros

Llegamos a los manglares, y fue simplemente hermoso! A pesar de vivir en un país donde tenemos manglares, yo nunca había visitado uno! Así que fue muy impresionante ver esas raíces entrelazadas de esa forma, y tan grandes… con pasadas angostas apenas para que pasara la lancha, fue súper lindo atravesarlas.

El tour duró alrededor de 1 hora, y lo recomiendo muchísimo! Ver el pueblo desde el agua al caer la tarde, las casas, las montañas… todo! Sin duda, un escenario perfecto para disfrutar y fotografiar. A las 5:00 pm estábamos de nuevo en BJ’s Backyard, agradecimos al chico del tour, le dimos una propina porque nos pareció lo justo. Agradecimos muchísimo a BJ por la ayuda con el tour y su hospitalidad y nos despedimos para continuar nuestro camino.

Camp Bay y Restaurante Sirena

Al final, viendo que era temprano y que de Oakridge a Camp Bay habían apenas 25 minutos buscamos en Google  Maps y pusimos rumbo a, donde no sabíamos en ese momento, era la zona más al este de la Isla accesible  en carro! Nosotros íbamos en un carro Sedán y a pesar que el camino es de lastre, está súper bien para transitar. Llegamos justo al atardecer, y el plan era muy sencillo, caminar por la playa y visitar la zona.

Paraboarding en Camp Bay

Camp bay es totalmente lo opuesto a West End y West Bay… no hay cadenas de hoteles, no hay docenas de sillas en la playa ni restaurantes. Es tranquilidad total! Hay casas vacacionales y alguno que otro pequeño hotel y casi no había gente. Aprovechamos un muelle privado de una casa y tomamos algunas fotos, disfrutamos de los colores del atardecer… Vimos a unos chicos practicando por muuucho rato Paraboarding. Es una zona sin duda para desconectar del mundo, y muy recomendada!

Cuando ya el sol se había ocultado y empezaba a oscurecer, volvimos a nuestro carro para dirigirnos al restaurante Sirena recomendado por el señor que conocimos en BJ’s Backyard. El lugar tenía una pinta tan bonita y rústica… cuando nos hablaron del lugar yo me lo imaginé súper Fancy y Glamuroso… no podía estar más lejos de lo que encontramos, y mil veces mejor!

En el restaurante, éramos los únicos clientes un domingo por la noche, aunque cuando nos íbamos, llegaron más personas. Con una decoración súper bonita y anunciando con carteles tener el mejor ponche de todo Roatán, ordenamos el famoso Ponche de Frutas con 2 ceviches.

La comida estaba bastante bastante buena, eso sí, el ceviche no nos pareció nada fuera de lo normal, pero claro en Costa Rica tenemos buenos ceviches en cada esquina así que, siendo justos no es que estuviera mal solo que estamos muy acostumbrados a su sabor. Adicional después yo me pedí un Monkey Lala, siendo la última noche en la Isla, sería la última oportunidad de probarla. Pablo era chofer resignado, así que, no hubo Monkey Lala para él. En total pagamos $44, los precios no son baratos pero considerando lo remoto del lugar, es algo comprensible.

El dueño del lugar JJ fue muy amable, su hija Carmen de unos 9 años que estaba haciendo tareas fue muy simpática hablando Inglés y Español a la perfección, además de contarnos que hablaba otros 2 idiomas!!! Impresionante. Y sus perritos Lobo, Ranger y Pupushky nos derritieron. Pasamos un muy buen tiempo, pero viendo que eran ya las 8:00 pm y que nos faltaba el viaje de regreso hasta el otro lado de la Isla, decidimos que era hora de marcharnos.

Nos despedimos de JJ y de Carmen y volvimos a nuestro hotel, el tiempo de viaje fue de alrededor de 1 hora y 20 minutos, pero con la emoción y la felicidad del día que tuvimos el viaje se nos hizo bastante ameno, sin ningún contratiempo! Y así terminó nuestra última noche en Roatán, un itinerario bastante variado y con lugares súper impresionantes, ya ven por qué fue mi día favorito!! Y quién diga que Roatán no tiene mucho que ofrecer o que solo tiene playa (West End y West Bay) pues es porque no se dedicó a explorar el resto de la Isla.

Gastos Día 3

RubroGasto para 2 Viajeros
Tour de Snorkeling$70
Almuerzo BJ’s Backyard$12
Tour Manglares$50
Cena y bebidas en La Sirena$44
Total Día 3 para 2 Viajeros$166

Y hasta aquí esta entrada del día 3 en Roatán, un día que disfrutamos y aprovechamos al máximo!! Mil gracias por llegar hasta aquí y por leernos! Estate atento a nuestras siguientes entradas, para descubrir el resto de aventuras de nuestra Ruta de 4 días por Roatán. Si no querés perderte de nada y recibir las novedades de primero, da clic aquí: Suscribirme!

Todas las entradas de esta ruta las podés leer acá:

Además, recordá seguirnos en nuestras cuentas de Facebook e Instagram y si esta información te fue útil, compartila y así podremos llegar a otros viajeros! Si tenés cualquier duda deja un comentario y con todo gusto estaremos respondiéndote! Muchas gracias por leer!!

Día 2. El Faro, West Bay, Nado con Delfines, French Harbour y atardecer en Punta Gorda.Día 4. Desayuno en West End, Roatán Rum Company, West Bay.
Itinerario Completo de Roatán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *