Día 3 Guate – Panajache, Lago Atitlán y 4 de sus pueblos

Nuestro tercer día en Guatemala empezó muy temprano, más temprano de lo que nos hubiera gustado. A las 4:40 estaba sonando nuestro despertador ya que a las 5:30 am llegaría nuestro Shuttle para llevarnos a Panajachel.

A las 5:30 am en punto estábamos en la recepción del hotel, y no teníamos ni 2 minutos esperando cuando nuestro transporte llegó, pusieron nuestras mochilas en la parte trasera y nos subimos, con otras 5 personas… después de un par de paradas más y la buseta iba a su máxima capacidad. Recorrimos en la oscuridad de la madrugada, antes de salir el sol… por las calles que tanto nos gustaron de Antigua sin otras personas más que los trabajadores que esperaban para iniciar sus jornadas de trabajo.

Todo el camino el conductor fue escuchando música, lo que no permitía conciliar el sueño, así que no quedó más que disfrutar el paisaje y entretenernos con la lectura. No nos detuvimos hasta llegar a una gasolinera donde se hizo un trasbordo de algunas de las personas que iban hacia otro pueblo, y nosotros continuamos hacia Panajachel. Aproximadamente 2 horas después estábamos teniendo el primer contacto con uno de los lugares más bonitos de Guatemala: El Lago de Atitlán.

El conductor de la buseta nos hizo una parada en un pequeño mirador para tomar fotografías, algo que agradecimos enormemente pues las vistas fueron impresionantes y con el sol subiendo, fue un paisaje para recordar.

Continuamos una media hora más y llegamos a nuestro hotel Posada de los Volcanes, donde a pesar de ser aproximadamente las 7:45 am, ya tenían nuestra habitación lista!! Eso fue simplemente genial. Subimos, dejamos nuestra mochila y salimos de inmediato pues a las 8:30 am saldría nuestro Tour en Lancha por el Lago Atitlán con visita de 4 pueblos el cual acomodamos por medio de nuestro hotel Posada de los Volcanes con un costo de $20 por persona.

Debido a que teníamos el tiempo tan limitado y no vimos muchas opciones para desayunar abiertas, decidimos comprar cualquier cosa en un supermercado: jugo de naranja y unos panes y con esto ir a tomar la lancha, pues temíamos que nos dejaran, así que mi recomendación para desayunar este día es comprar algo para desayunar estando en Antigua y llevarlo hacia Panajachel, ese era nuestro plan original pero fuimos dejándolo para después y para después y terminamos no haciéndolo nunca.

dsc_0516
Empezando el recorrido por los 4 pueblos del Lago Atitlán

El paseo en lancha empezó a las 8:45 am, íbamos un total de 6 personas en la lancha, la verdad las vistas de los volcanes son imponentes es simplemente hermoso! Este paseo es recomendable para quienes tienen poco tiempo para visitar los pueblos… en nuestro caso solamente teníamos 1 día, pero también se puede hacer en Tuk Tuk o carro ya que todos los pueblos se comunican por carretera… esto te tomaría muchísimo más tiempo por supuesto y considero que el viaje en lancha con el tiempo que nos dan en cada pueblo es más que suficiente.

Primer pueblo. San Marcos La Laguna

dsc_0536
Llegando a San Marcos La Laguna

En 20 minutos estábamos llegando al primero de los pueblos del Lago Atitlán: San Marcos La Laguna, el chico de la lancha nos indicó que teníamos 1 hora así que a las 10:00 en punto tendríamos que estar en el puerto. Le preguntamos qué podíamos ver destacado en el pueblo, y con una respuesta muy sincera nos dijo: aquí casi no hay nada qué ver.

Con esa respuesta nos fuimos a recorrer y confirmamos lo que habíamos leído sobre este pueblo y es la proliferación de lugares de yoga y relajación… y algo qué no me gustó en la absoluto todos tenían un rótulo en la entrada anunciando la prohibición de mascotas en sus recintos… Lugares qué yo no visitaría sin duda pero según nos comentaron (y la razón evidente de por qué hay tantos de estos lugares) muchos turistas deciden quedarse en este pueblo por una “vibra” que hay en el lugar.

dsc_0580
Lugares de Yoga y meditación

Del mini puerto donde nos dejaron, caminamos por unos callejones pequeños repleto de estos hoteles y salimos a una calle de asfalto. Estando aquí, debíamos tomar la decisión de hacia dónde caminar: izquierda o derecha… a la izquierda había una cuesta y nos terminamos decidiendo por esta, venían muchas personas bajando de aquí así que supusimos algo debía haber, y la verdad no nos equivocamos ya que llegamos al límite del pueblo donde se encuentra un puesto policial y desde ahí tuvimos unas vistas impresionantes del lago con una montaña de piedra hermosisima. Y como luego comprobaríamos que yendo hacia el centro del pueblo (donde está la iglesia) casi no hay nada qué ver, recomendamos si andás por ahí te dirijás a este “mirador”.

dsc_0560
Súper vista del lago Atitlán y una pared de piedra

Después de esto, nos devolvimos y caminamos la calle que lleva hasta la iglesia, el centro del pueblo y es un pueblo realmente pequeño y sin mucho qué ver tal como nos lo advirtió el conductor de la lancha… Compramos unas manzanas en una verdulería y ya era tiempo de regresar a la lancha. Donde a las 10:00 en punto estábamos saliendo hacia el siguiente pueblo.

Segundo pueblo. San Juan de la Laguna

En 8 minutos estábamos en el siguiente pueblo: San Juan de la Laguna, por recomendación nos indicaron que tomáramos el tour que ofrecían en este pueblo y que sólo bajar de la lancha empiezan a ofrecerte. Un aspecto importante en Guatemala y que a nosotros nos costó al inicio es el regateo. Los precios en Guatemala para turistas está inflado hasta 3 veces, así que o regateás o pagás de más por todo. Así que después de varias idas y venidas en el precio del tour, acordamos en 60Q (Unos $8) por una visita en Tuk Tuk a 4 cooperativas para ver el proceso como trabajan en textiles, plantas medicinales, chocolates y galería de arte.

La idea era conocer el proceso que utilizan en cada una de estas “industrias”, y la verdad la que más nos impresionó fue la de textiles, ya que nos dieron una demostración del proceso completo: desde que sacan los hilos del algodón, las plantas que utilizan para teñir de forma completamente natural donde nos dejó boquiabiertos que hay tintes que cambian a más claro u oscuro con la luna llena!!! El proceso de tinte natural (que no destiñe nunca), y por último la forma en que realizan los tejidos.

Después de esto nos llevaron a ver y conocer un huerto de plantas medicinales, también a ver el proceso como realizan el chocolate y a una galería de arte para conocer las técnicas que manejan en acuarelas de: vista de pájaro y vista de hormiga qué son simplemente geniales! Terminamos comprando un lienzo para la casa con la vista de pájaro qué nos encantó.

Adicional a esto, nos llevaron a la iglesia del pueblo donde nos mostraron el contraste de la reconstrucción que hicieron de la iglesia conservando únicamente la fachada de la iglesia que data de 1633. Y en el lugar de la iglesia, el conductor del Tuk Tuk nos habló de la montaña con rostro maya que hay al fondo y que es muy atractiva entre los turistas.

dsc_0644
Iglesia con las dos fachadas
dsc_0650
Montaña de rostro maya de fondo

Del tour debo indicar que, en cada uno de los lugares intentan venderte algo: bufandas, ungüentos, chocolates y cuadros… así que para que el precio del tour no se dispare, tendrán que tener voluntad para no comprar nada e ir advertidos qué así es… No es obligatorio comprar nada pero creo que ellos lo esperan, nosotros compramos una bufanda para un regalo porque los tejidos son realmente lindos, y el cuadro porque nos gusta comprar adornos para la casa de los países que visitamos y esa técnica de vista de águila estaba bien bonita, pero no se sientan comprometidos a comprar nada si no lo quieren

Y así terminó nuestra hora en el pueblo de San Juan de la Laguna, volvimos al puerto listos para movernos al siguiente.

Tercer pueblo. San Pedro La Laguna

dsc_0675
San Pedro La Laguna

Nos tomó 2 minutos llegar al siguiente pueblo: San Pedro La Laguna, más de lo que nos tomó acomodarnos en la lancha!!  En este pueblo, te esperan 100 Tuk Tuk en la entrada para ofrecer llevarte a algún mirador pero decidimos no tomar ninguno y caminar un poco en el pueblo… El pueblo está completamente empinado y a pesar de caminar y caminar solo encontrábamos tiendas y más tiendas. Preguntamos cuánto faltaba para llegar al mirador y nos indicaron que era muy lejos para caminarlo, y dado qué teníamos 1 hora, buscamos un Tuk Tuk para que nos llevara.

dsc_0680
Recorriendo San Pedro La Laguna a pie

Por 10Q por persona nos llevaron hasta el mirador (ida y vuelta), donde había una entrada de otros 5Q. El lugar es una casa donde construyeron una plataforma, al final yo creo que este no era el mirador “oficial” ya que no había mucha gente ahí, pero no nos molestó tanto justo por eso: no había tanta gente, se tenía una vista preciosa del pueblo, del lago y de la montaña de Rostro Maya y porque una niña muy simpática hija de los dueños llamada Lina llegó a hablarnos del pueblo y de la montaña. Nos quedamos un rato tomando fotos y disfrutando el paisaje y volvimos al Tuk Tuk que nos esperaba.

dsc_0683
San Pedro La Laguna desde el mirador

Esta fue la única actividad que hicimos, y nos sobraron unos 10 minutos (hubiera sido más si no fuera porque el conductor del Tuk Tuk se equivocó y nos llevó a otro puerto, jaja así que nos tomó unos 5-10 minutos ir al correcto). Esperamos en el puerto, donde no pudimos dejar pasar el hecho que el lago Atitlán es un lago sumamente limpio, el agua es transparente de limpieza!! Esto es un hecho digno de admirar considerando que hay tantos pueblos alrededor del lago, donde se podría pensar que lo ensuciarían.. pero no, tienen una cultura para imitar! A las 12:10 estábamos camino hacia la última visita del día.

Cuarto pueblo. Santiago La Laguna

En 20 minutos llegamos al pueblo Santiago La Laguna, el pueblo más grande alrededor del Lago Atitlán y para el que contábamos con 1 hora y 30 minutos para recorrer. De igual forma, bajándonos de la lancha nos ofrecieron el viaje en Tuk Tuk, que dado que los lugares de interés están tan lejos uno de otro, este es básicamente la única forma de movilizarse. Acordamos el precio en 125Q (unos $17) para recorrer 5 puntos: el mirador, el Parque de la Paz, los lavaderos de ropa de los antiguos mayas, la visita a Maximón, el dios de Santiago Atitlán y la iglesia de Santiago Apostol.

Empezamos la visita al mirador, donde se tienen unas visitas preciosas! El color del lago es simplemente genial, y la vista del Volcán de frente. Es un lugar realmente hermoso. A un lado del mirador hay una puerta de lo que será un museo, nos contó el conductor del Tuk Tuk que este pueblo se distingue por trabajo en maderas.

dsc_0751
Mirador de Santiago. Volcán San Pedro de fondo

Continuamos el recorrido hacia el Parque de la Paz un lugar con mucha historia para el pueblo de Santiago. Acá hubo un enfrentamiento entre el pueblo y el ejército después de 10 años de una guerra civil en Santiago… El ejército exigía que los jóvenes se unieran y el pueblo cansado de esta situación, salieron a protestar en donde ahora se encuentre este parque, pero los recibieron con balas y hubo 13 muertos y este evento marcó un antes y después y Santiago fue el primer pueblo en firmar un tratado de Paz, hecho que fue imitado por los otros pueblos. Hoy en día según nos contó el conductor del Tuk Tuk, Santiago es uno de los pueblos  más sanos de Guatemala: viven del turísmo, no hay delincuencia ni mareros algo de lo que el pueblo se enorgullece sin duda.

Después de acá, visitamos los antiguos lavaderos mayas en el lago Atitlán, básicamente tienen unas piedras donde lavar la ropa, y las mujeres hoy en día siguen yendo acá a lavar su ropa a pesar de tener pilas en sus casas solamente para mantener la tradición… creo que de las cosas que más admiro del pueblo Guatemalteco es ese arraigo a sus tradiciones, es realmente bonito!

dsc_0775
Lavaderos que aún son utilizados para conservar la tradición Maya

La siguiente parada era visitar al dios Maximón de Santiago La Laguna, este lo están moviendo constantemente y según nos comentó el conductor, las personas que creen en él le llevan alcohol y tabaco. Cobran 2Q por entrar a verlo, y si querés fotografiar te cobran más. Yo sinceramente no tenía muchas ganas de conocerlo así que me quedé fuera, pero Pablo entró a cureosear y dijo que tenían un fiestón con alcohol y tabaco.

Por último, llegamos a la iglesia donde nos llamó mucho la atención el diseño colonial, y las decoraciones navideñas por la época. La verdad es que no nos entretuvimos mucho tiempo por acá, y decidimos ir hacia la calle principal de artesanías que hay en a la llegada del puerto para buscar qué almorzar, ya que como no desayunamos muy bien y eran pasadas la 1:00 pm, era más qué necesario!

dsc_0788
Iglesia Santiago

Recorrimos algunos lugares y su menú, pero nos pareció que nos íbamos a demorar mucho y ya solo teníamos como 30 minutos para volver a Panajachel, así que seguimos bajando y llegamos a un lugar justo al lado del muelle donde nos dimos un almuerzo bastante guatemalteco, particular y un poco arriesgado. Nos sentamos en unas mesas de plástico y pedimos lo único que tenían disponible: Patín. Se trata de una opción de carne en una salsa de tomate acompañado con tortillas, yo lo pedí de pollo y Pablo de camarones, se sirve en una hoja de plátano y es un plato frío! La verdad, estuvo bastante bueno y así vivimos la experiencia culinaria de la región… Los Patín, acompañados de 2 coca colas y 1 maíz chino que tenía años de ver (ni en Costa Rica) y compramos por pura nostalgia, nos salió en 40Q (Unos $6).

Una vez almorzado, nos quedaban unos 15 minutos así que tomamos algunas fotos en el muelle y nos sentamos a descansar de la que había sido una jornada súper exitosa pero muy cansada. A las 2:00 pm estábamos camino de regreso a Panajachel, el agua se movió bastante ya que según nos comentaron por las tardes los vientos en el lago Atitlán tienden a agitarlo y 25 minutos después estábamos en tierra firme.

dsc_0816
De regreso a Panajachel con las aguas muy movidas

De vuelta en Panajachel

dsc_0817
Vista del Lago Atitlán desde Panajachel

Una vez que volvimos a Panajachel, pudimos caminar con calma camino al hotel disfrutando del lago y del pueblo. Panajachel es un lugar muy turístico, se nota en la cantidad de puestos que hay por todo lado de artesanías, algunas personas lo encuentran muy bullicioso pero la verdad en nuestro caso que sólo teníamos 1 día para recorrer el lago la proximidad y la facilidad de acceso con los shuttles hizo de este el lugar ideal y en mi perspectiva, no tan bullicioso. Si lo que querés es pasar varios días en el Lago y con un ritmo más tranquilo, podés averiguar de los otros pueblos, ya que probablemente Panajachel no sea para vos.

Volvimos al hotel donde cancelamos todos los servicios que adquirimos con ellos: transportes, hotel y el tour y después de eso, descansamos un par de horas.

A eso de las 5:00 pm salimos para buscar un café y llegar a ver el atardecer al Lago, llegamos a Café Loco, un lugar súper peculiar atendido por unos orientales (desconocemos de donde) y estaba repleto, nos sentamos y empezamos a ojear el menú y muy para nuestra desilusión no ofrecían nada de comer 🙁 sólo unos brownies que no se nos apetecieron. Así que salimos, y empezamos a caminar y caminar y caminar… y cuando nos dimos cuenta estábamos muy del puerto, y el lugar qué habíamos visto en Tripadvisor y que estábamos buscando, probablemente por la fecha… estaba cerrado 🙁 y se nos iba el atardecer!! Así que tomamos un Tuk tuk que nos llevara de nuevo al muelle por 5Q por persona y en unos 7 minutos ahí estábamos pero sin café todavía.

dsc_0831
Café Loco muy particular en Panajachel

Caminamos hacia la orilla de lago, y todo estaba ya bastante desierto, pero es que era 24 de diciembre!! Ya de fijo todos se estaban preparando para sus cenas, así que caminamos con mucha calma y disfrutamos de uno de los atardeceres más bonitos que hemos contemplado, estuvimos hasta que se anocheció y entonces empezamos a caminar hacia el hotel.

dsc_0848
Chuzo de atardecer en Panajachel con vista de los volcanes del Lago Atilán

De regreso, nos dimos por vencidos con el café pero como todavía caía el atardecer, vimos el restaurante Sunset café y nos apeteció probar suerte y poder seguir disfrutando del lago Atitlán y el único atardecer que podríamos disfrutar en esta ocasión. El lugar sin duda tiene unas vistas privilegiadas, y había un grupo español tocando en ese momento. Pedimos una cena muy básica: un spaguetti boloñesa y un pollo a la plancha con vegetales y puré acompañado de dos limonadas que estuvieron muy bien de sabor y por lo que pagamos 176Q (unos $24), un lugar un poco caro la verdad y donde definitivo pagamos por la vista.

Después de cenar y disfrutar un rato la música, ya a oscuras y sin evidencia que estuviéramos frente al lago más bonito de Guatemala salimos hacia nuestro hotel con la intención de descansar ya que nuestro día había empezado muy temprano. Con lo que no contábamos, es que en Panajachel gastaría todo el dinero en pólvora para celebrar el 24 de diciembre, y aún cuando nos habíamos dormido desde antes, a las 11.50 en punto nos despertaron los juegos de pólvora y que no cesaron hasta casi la 1 de la mañana cuando pudimos quedarnos dormidos de nuevo… parte de las celebraciones, no?

 Y así, dio fin a un día más en Guatemala, con la sensación que vale la pena volver al Lago Atitlán con más tiempo, para disfrutar más días de descansando en este pedacito de Guatemala que tanto tiene qué ofrecer.

Resumen de Gastos Día 3

Gasto Categoría Total
Transporte: Antigua – Panajachel Traslado $24
Tour 4 pueblos Lago Atitlán Tour $40
Desayuno Comida $4
Tour Pueblo San Juan Tour $8
Tour Pueblo Santiago Tour $17
Almuerzo Comida $6
Cena Comida $24
Total Día 3 (2 personas) $123

 

Diario Día 2 – Conociendo y Recorriendo Antigua Diario Día 4 – Mercado de Chichicastenango
Itinerario completo Guatemala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *